Una sorprendente Juventus destrona al campeón de la Champions con un Chiesa pletórico

La ‘Vecchia Signora’ jugó su mejor partido de la campaña y dejó sin ideas a un previsible Chelsea que acumula dos caídas al hilo.

El equipo ‘bianconero‘ sorprendió al actual campeón de la Champions League con orden y sacrificio. Pese a las ausencias de sus pilares en ataque por lesión (Dybala-Morata), Allegri mandó una oncena con mucha sangre nueva, que no desentonó y jugaron como si fuese una final adelantada.

La Juventus jugó como en otras épocas –como en los noventa con Marcello Lippitiró de sus genes y optimizó su sangre defensiva para anular a Lukaku y compañía. La dupla Bonucci –que jugó su encuentro 450y de Ligt fue una muralla blanca y negra durante los 90′. El neerlandés junto al líder ofensivo de la escuadra piamontesa, Federico Chiesa, el mejor de la cancha son la nueva estirpe de esta nueva ‘Signora‘ que ahora trabaja en equipo y ya no tiene la Cristiano-dependencia de temporadas pasadas.

Por su parte, El equipo de Tuchel muestra cada vez sus debilidades. Ha suspendido sus últimos dos exigentes exámenes. El Manchester City lo venció (0-1) en Stamford Bridge minimizando su peligro y la Juve lo acorraló concediéndole muy pocas opciones. Szczesny apenas tuvo trabajo. No hay noticias de Lukaku en los últimos partidos. Llevan dos derrotas consecutivas.

La Juve no estuvo escondida en su trinchera todo el partido. Sin la ‘Joya’ ni el madrileño, el hijo de Enrico asumió la responsabilidad ofensiva. El Chelsea, sin Kanté, Mount, Pulisic, James… puso un equipo alternativo pero con variantes de peso. La baja del ‘pulpo’ francés está siendo decisiva. Les falta el nexo entre el medio y el ataque, la pieza que hacía que todo funcionara. Su ausencia es clave en el declive de los ‘Blues’ en Premier y en UCL.

El empate del primer acto se desniveló nada más arrancar el segundo. A los nueve segundos, Chiesa recibió un sublime pase de su ‘socio’ Bernardeschi y la cruzó con la izquierda. Mendy no pudo hacer nada. El atacante italiano se vestía de salvador. El Juventus Stadium le rindió pleitesía al goleador más rápido en la historia de la competición. Además destruyó el récord de Roy Makaay y Simone Inzaghi, que consiguieron este hito con un segundo más.

Como era de esperar, el gol mandó adelante al campeón del certamen y hacia atrás a la Juve… sin cambiar para nada el libreto de los turineses. Bernardeschi tuvo la sentencia… pero se perdió un gol increíble. El empate sólo rondó por Turín con dos cabezazos de Havertz, el más peligroso del conjunto inglés. El Chelsea mostró su cara más descolorida pese a la inmensa inversión que ha hecho, todavía está en deuda si quiere pelear por retener su título.

Deja un comentario