Un sorprendente Milan empata por primera vez con el United y deja la serie abierta

En la última jugada del encuentro, el salvador Kjaer de potente cabezazo igualó un partido muy parejo. El primer tiempo fue para los ‘rossoneri’ y la etapa complementaria para los ‘diablos rojos’.

Un clásico de la Liga de Campeones se mudó a la Europa League. Entre el AC Milan y el Manchester United acumulan 10 ‘Orejonas’, hasta el momento se habían enfrentado en 10 ocasiones, con cinco victorias por lado, todos los duelos, de ida y vuelta. En total los italianos han sido superiores y pasaron en cuatro de los cinco enfrentamientos, y siempre que eliminaron a los ingleses llegaron a la final del certamen.

En la primera etapa los de Pioli fueron mejores en los primeros 45 minutos, con dos goles anulados, el primero a Leao por posición adelantada y el segundo, el más dudoso por el VAR, tras un golazo de Kessie que sólo el videoarbitraje observó una presunta mano del jugador marfileño.

El United mejoró en el último tramo y Maguire tuvo en sus botas el empate pero con la portería vacía golpeó en el palo inexplicablemente, tuvo el gol a bocajarro el defensa más caro de la historia al minuto 39. Fue la más clara para los de Solskjaer en la primera etapa, donde dominaron claramente el conjunto italiano.

Diallo vene a Donnarumma al 55′. Getty

Para la etapa final, los ‘Red Devils’ salieron con otra actitud y lo demostraron desde el arranque con un Bruno Fernandes, que otra vez jugó un gran partido. Sólo cinco minutos le tomó al portugués tomar la batuta de su equipo y lanzar una asistencia para que Diallo venza a Donnarumma de cabeza.

Ese tanto sorprendió a los de Milano que quedaron atónitos, ya que tenían el dominado el juego y se jugaba a su ritmo. A partir de ese momento, el encuentro se volvió más luchado en ambas áreas. Tonali y Samu Castillejo ingresaron por un desaparecido Brahim Diaz y Saelemaekers.

En la contra pudo incrementar el marcador el United pero le faltó tiza a sus delanteros. Hasta que al final a punta de coraje y mística, siete Champions, no son poca cosa. En la última jugada del partido, el central danés de cabeza puso el empate y dejó una serie apasionante abierta en la vuelta en el San Siro.

Deja un comentario