Un expeditivo Augsburgo corta el invicto del Bayern en el Derbi Bávaro

Los 'Fuggerstadt' destruyen la racha de 12 partidos sin conocer de derrotas a los 'Die Roten' por el tanto de Berisha. Los de Nagelsmann enlazan cuatro juegos sin victorias en liga, algo que no ocurría hace 21 años en suelo germánico.
Bruno Salas Laos

Bruno Salas Laos

Batacazo en Alemania. La dictadura del ‘Gigante de Baviera’ en Bundesliga podría llegar a su fin. Tras cuatro jornadas sólo sumando tres puntos, algo impensado años atrás, el decacampeón teutón sigue a paso arrollador en Europa, pero en el ámbito doméstico todo lo contrario. El Augsburgo con un gigante Gikiewicz en portería y un prolijo Berisha arriba, quiebran la racha del poderoso Bayern y ponen la liga al rojo vivo.

La Bundes por antonomasia, con fechas de antelación, dictaba el sendero que en el Allianz Stadium el festejo sería con cerveza Paulaner y con Neuer alzando la Ensaladera. Imágenes que, como en Italia con la Juventus, se han repetido por una década. Pero eso se puede romper. A este equipo de Nagelsmann, al parecer ya le agarraron la mano. La tiranía bávara hoy fue derrocada por un club paisano e histórico que con una propuesta pragmática, demostró por cuarta ocasión que el Bayern es terrenal. Como dijo Blane -personaje de Jesse Ventura en Predator- «Si sangra, podemos matarlo».

El Bayern volvió a mostrarse como un conjunto sin ideas, plano y sin verticalidad. Suena raro cuando en el once inicial tienes a futbolistas como Sané, Musiala, Mané, pero fue particularmente reseñable que el meta rival sólo tuvo que intervenir a un par de acciones lideradas por Goretzka.

En el 59′, el local aprovechó la desidia visitante con una estocada por complicidad de su pareja de centrales de Ligt-Upamecano. Un incómodo Berisha encontró completamente solo un pase de Iago dentro del área del Bayern. Ninguno de los defensores rivales le impidió que pudiera colocar el balón a placer en la meta de Neuer para desatar la locura en el WWK Arena.

El técnico visitante metió a Gnabry para poner más densidad en ataque pero fue en vano. La actualidad del ex Hoffenheim es nefasta: fuera de fútbol y con la cabeza en otras. No es casualidad que las mejores chances de igualar las tuvo su capitán en el tiempo extra. La figura Gikiewicz, con salvadas a lo Neuer mantuvo la victoria de los ‘Fuggerstadtfirmando la cuarta jornada sin sumar del Bayern en liga, algo que no ocurría desde noviembre de 2001: cuando acumuló siete seguidas. Una nueva era asoma en Alemania.