Un Celta ‘brave heart’ le sacó un empate agónico al Barcelona que estuvo 3-0 arriba

El conjunto culé mostró dos caras distintas que deben tener preocupado a su flamante técnico: Xavi. Al descanso se fue goleando y al termino dejó su lado b, que lo tiene a mitad de tabla.

El FC Barcelona llegó a Balaídos con la certeza de que tenía, de manera oficial, nuevo entrenador: Xavi Hernández. Pero esa ilusión que mostró el plantel ‘blaugrana‘ en los primeros 45 minutos con buen juego se esfumó en la segunda parte. Un lado b que viene demostrando fecha a fecha el Barcelona 2021-22 de visita.

Se medían el Celta, peor local de la Liga, y el Barça, peor visitante junto a Levante y Getafe. Curiosidades que no responden al potencial se sus plantillas. Sergi Barjuan eligió para su despedida el mismo once que ganó en Kiev pero los ‘celestes’ son más equipo que el Dinamo. 

Unos primeros 45′ de ensueño. Ansu Fati rompió el placard a los 5 minutos. Aprovechó un pase de Jordi Alba para recortar a Hugo Mallo en el área y batir en Dituro tras rozar el balón en el lateral celeste. El gol dio tranquilidad a los azulgranas y en el 18′ aumentó su ventaja con un gol de Busquets desde fuera del área.

Y jugando cómodo el Barcelona puede hacer jugadas como las que propició el 0-3, la goleada. Un gol de los de antes. Gran jugada en conjunto entre De Jong, Nico y Jordi Alba que acabó con un certero cabezazo de Memphis. El Barça mostraba su mejor cara y credenciales a Xavi para ponérselo fácil en su llegada.

Tras el entretiempo, las lesiónes de Fati y Eric García perjudicaron el funcionamiento de los visitantes. Ante esto, Coudet movió el banco, Hugo Mallo y Solari salieron también con molestias. Los ‘Célticos’ salieron inspirados y con determinación, pero jamás, ni al más acérrimo hincha pensó en la remontada.

El capitán Iago Aspas encaminó el milagro al 52‘. Derrotó a una de su victimas preferidas (siete goles) tras aprovechar un rechace corto de Ter Stegen. Nolito, 20 minutos más tarde levantó el estadio… olía a epopeya. El resultado era justo.

El local fue mucho mejor en la segunda mitad, no se vino abajo con el 0-3 y se puso 2-3 a falta de un cuarto de hora. Los del ‘Chacho’ con más ilusión que fútbol lo intentaron hasta el final y tuvieron premio en la última jugada del partido. Pase de Cervi a Aspas y remate envenenado de este para que el estadio se viniera abajo y dar un merecido punto al Celta, que sale de los últimos puestos con dos cruciales empates, ante el Rayo y el de hoy.

El Barcelona mostró sus dos caras. Una primera parte convincente y una segunda que despierta muchas dudas. Xavi sacará conclusiones para que ambas caras tengan un punto intermedio y no se vuelvan a repetir situaciones como la del ‘milagro de Balaídos’.