De Grecia para el mundo: Stéfanos Tsitsipás se corona campeón del Masters 1000 Montecarlo

Tras vencer a Andrey Rublev en dos set, el griego consigue su primer título de ATP en su carrera.

El día esperado para los amantes del tenis llegó. Hoy en la mañana se jugó una final nueva del ATP Master 1000. Después de tres finales consecutivas sin un miembro del «big three» jugándola, la competición se ha vuelto más llamativa y le ha dado oportunidades a nuevos nombres y jóvenes promesas para ganarla.

Se enfrentaban dos jóvenes que, a lo largo del torneo, han jugado bien y supieron llevar sus juegos para llegar hasta las estancias finales.

Por un lado, Stéfanos Tsitsipás, que con tan solo 22 años de edad ha llegado a su cuarta final de ATP, perdiendo las anteriores. El griego ha recorrido un camino largo en este torneo, dejando en el camino a grandes jugadores como Daniel Evans. Por otro lado, Andrey Rublev, que a su corta carrera profesional, ha llegado a su primera final, también dejando a jugadores de élite en el camino.

Un primer set que se vio inclinado a favor de Tsitsipás. El originario de Atenas se presentaba a esta final con un mínimo de favoritismo, el mismo que fue creciendo a lo largo del encuentro. La confianza que tenía hacía que cada golpe dado sea un arma potente para el ruso que no pudo contener las devoluciones y los saques del número cinco del mundo. Con solo un break en el primer set, Stéfanos pudo sacar la ventaja del encuentro y llevarse el set (6-3)

El segundo set empezó con una gran mejoría de Rublev, que logró despertar a su mano derecha que dejó en el camino a grandes figuras del tenis como Rafael Nadal. El set se iba emparejando y parecía que se pintaba de ruso. Tras lograr una mínima ventaja, el partido se le volvió en contra. La ventaja que tenía Andrey se vio diluida con el juego de Stéfanos. La oportunidad de ganar estaba cerca y él lo sabía. Con dos «aces» y un porcentaje de 57% de puntos ganados en el segundo set, Stéfanos Tsitsipas pudo coronarse como campeón tras ganar el set (6-3).

El día llegó para Stéfanos. Después de tres finales frustradas, hoy podía celebrar su primer título de ATP y un trofeo más para los palmarés del joven tenista.

Deja un comentario