Quan Hongchan, la joven de 14 años que rememoró a Nadia Comaneci con dos perfectos 10

La representante más joven de la delegación china logró hacerse del oro tras una puntuación perfecta en dos ocasiones en el Centro Acuático de Tokio.

A lo largo de la historia de los Juegos Olímpicos, es poco común ver un 10 perfecto. Quan Hongchan logró sorprender al mundo en la final de saltos de plataforma de 10 metros. Los 7 jueces que evaluaron los seis saltos le otorgaron la máxima puntación en dos de los saltos.

El segundo y cuarto salto serían los que le darían el oro. Sin embargo, en el quinto salto estuvo apunto de emular su hazaña, pero sería calificada con un 9.5 por uno de los jueces.

El último diez perfecto

Con esta gran proeza era inevitable recordar a Nadia Comaneci en la prueba de las barras asimétricas en aquel 18 de julio de 1976, en los Juegos Olímpicos de Montreal.

Nadia Comaneci tras ganar la prueba de barras asimétricas.

La Rumana fue la primera gimnasta en lograba un 10 en la historia en una época donde los marcadores no estaban preparados para esa calificación. De este modo, la nota se vio reflejado en un 1.00 que quedó como anécdota. Este hecho fue presenciado por más de 18 mil personas en el Forum Montreal.

El dominio chino

44 años después, Quan dominó la prueba de principio a fin, ya que llegó a cosechar 466 puntos ganándole a su compatriota Yuxi Xen quien obtuvo un puntaje de 425. El nivel mostrado por las chinas fue superior, ya que la medalla de bronce sería para Melisa Wu de Australia quien terminó la prueba con 371 puntos.

China logró imponerse en la prueba de clavados al ganar la medalla de oro y de plata.
Un duro comienzo

La joven de 14 años tuvo unos inicios difíciles, ya que comenzó a bucear cuando tenía apenas 7 años de edad con el fin de ayudar a pagar el tratamiento médico de su madre. En el 2014, se enroló en el mundo competitivo de los clavados en la escuela de Zhanjiang, comunidad donde nació.

Desde ahí comenzó a destacar en diferentes campeonatos realizados, para después enrumbar su carrera deportiva en Cantón. Al terminar la competencia, la clavadista dedicó la medalla de oro a su madre.