Mundial de Clubes: los otros campeones de la Libertadores que no llegaron a la final

Varias decepciones se ha vivido en este certamen que no contará con el representante sudamericano en la instancia definitiva por quinta ocasión.

El Mundial de Clubes, torneo creado en el 2000, pero que reemplazo de forma definitiva a la Copa Intercontinental en el 2005, tiene siempre la esperanza de enfrentar a los ganadores de Europa y América, aunque a lo largo de los años no siempre fue posible.

La caída el día de ayer del Palmeiras, vigente campeón de la Copa Libertadores a manos del Tigres de México, monarca de la Liga de Campeones de la Concacaf, impide que por quinta vez veamos una final entre las dos competiciones a nivel de clubes más importantes del mundo.

Son dos los equipos brasileños, un colombiano y uno argentino los que no pudieron alcanzar la estancia definitiva previamente en esta copa. Repasemos a continuación las otras debacles que vivieron los clubes de la Conmebol.

2010: Inter de Porto Alegre

El cuadro brasileño obtuvo su segunda copa en ese año al vencer a las Chivas de Guadalajara y ganar su boleto para este mundial, pero nunca previeron lo que se le vendría en las semifinales.

Su rival era un equipo de la República Democrática del Congo, el Mazembe que se alzó con la Liga de Campeones africana y que en cuartos dejó afuera al campeón de Norte y Centro América, Pachuca.

Cuando todos esperaban que este sería un escollo fácil para los dirigidos por Celso Roth, el cuadro africano castigó al elenco sudamericano con dos goles. El primer obra de Mulota Kabangu a los 53 minutos y el de la sentencia marcado por Alain Kaluyituka a los 86′. Era la primera vez que no se daría una final entre un equipo del la UEFA con el de la Conmebol.

En la final este modesto equipo cayó ante el otro Inter, el de Milán que lo goleó por 3 a 0, pero que no borraba la buena campaña que realizó.

2013: Atlético Mineiro

Otro equipo brasileño se logró alzar con la Copa Libertadores. Era el cuarto en cuatro años y lo consiguió con Ronaldinho en sus filas al derrotar en la tanda de penales al Olimpia de Paraguay.

El ‘Galo’ tuvo que enfrentar al Raja Casablanca, campeón africano que dejó afuera al Monterrey mexicano. De nuevo, como hace tres años, un equipo de esta confederación eliminaría al de Sudamérica.

Mouhcine Iajour abrió el marcador para los marroquíes a los 51′, pero ‘Dinho’ igualaría el cotejo 12 minutos después. Esto no hizo que sus compañeros despierten y acabaron dándole un penal a los norafricanos que se volvieron a poner arriba a los 84′ por medio de Mohsine Moutouali y sentenciaron la serie con el tanto de Vianney Mabidé al 90+4′.

Lo anecdótico fue que tras el partido, los jugadores del Raja literalmente desvistieron al astro brasileño, que algo incomodado aceptó obsequiarles su camiseta y demás prendas a sus rivales. En la final el Bayern München se impondría por 2 a 0.

2016: Atlético Nacional

El ‘Verde’ que tuvo una pletórica copa en ese año consiguió su segundo título internacional al derrotar al sorprendente Independiente del Valle de Ecuador. Su rival en el mundial no sería un africano, como le sucedió a los brasileños, sino uno asiático.

Kashima Antlers equipo invitado al ser organizador de esta edición dejó afuera al Mamelodi Sundowns de Sudáfrica, campeón en su confederación por un marcador de 2 a 0 y en las semifinales daría la sorpresa al humillar al equipo colombiano.

Shoma Doi abrió el marcador para los nipones a los 33 minutos por la vía del penal y en un partido que supo manejar el resultado, lo sentenciaría sobre el final con el gol de Yasushi Endo a los 83′ y el definitivo de Yuma Suzuki dos minutos después.

En la final el cuadro japonés no se la pondría fácil al Real Madrid con los dos goles de Gaku Shibasaki que le dieron vuelta al marcador, pero Cristiano Ronaldo sería el encargado de emparejarlo antes de los 90 minutos y darlo vuelta en el tiempo extra con otras dos anotaciones.

2018: River Plate

El fantástico ‘Millonario’ de Marcelo Gallardo que se había impuesto en la final de la Copa Libertadores a Boca Juniors en la recordada final que se tuvo que definir en el Santiago Bernabéu de Madrid, llegaba como favorito para ser finalista ante un cuadro de los Emiratos Árabes Unidos.

Al igual que le pasó al equipo colombiano, su rival fue el invitado por ser organizador de la edición, el Al-Ain venció por 3 a 0 al Espérance de Túnez y en las semis daría el golpe del torneo.

A los tres minutos el sueco Marcus Berg abría el marcador para el conjunto emiratí, aunque el colombiano Rafael Santos Borré apareció para darlo vuelta en apenas cinco minutos (11′ y 16′). No obstante, el brasileño Caio lo igualó a los 51′ y mandó el partido al alargue.

Sin goles en los 30 minutos extras, el finalista se definió por la vía del penal y ahí los locales estuvieron acertados. En el quinto penal Enzo Pérez fue el encargado de ejecutar para los argentinos, pero fallaría. Todo quedó en los pies de Rayan Yaslam que acertó y le dio el histórico pase a los suyos.

En la final no pudo hacer nada ante el cuadro madridista que con los goles de Luka Modric, Marcos Llorente y Sergio Ramos aseguraban el título para los españoles a pesar del descuento en el 86′ de Tsukasa Shiotani. En el primer minuto del agregado Yahia Nader marcaba en propia puerta para el 4-1 final.

Dato: Cabe resaltar que en la primera edición, la experimental que se realizó en el año 2000, el campeón fue el Corinthians que derrotó en penales al Vasco da Gama.

Para este torneo el ‘Timao’ fue invitado como organizador y el Real Madrid para completar los ocho equipos participantes. Este se desarrolló en el mes de enero de ese año y en dos grupos. El Manchester United (campeón UCL 98-99) no lograría pasar y los madridistas caerían en semis, por lo que este formato no agradó a la UEFA que decidió retornar al formato de la Copa Intercontinental.

Deja un comentario