Lukaku le da una última esperanza al Inter en la Champions League

Con este triunfo el Inter de Milán resucita en el grupo B y depende de una derrota en la última fecha del Real Madrid. Además, debe derrotar al Shakhtar, sino se quedará afuera por segundo año consecutivo de los octavos de final de la Champions League.

En un muy buen partido de fútbol, apasionante y muy peleado, los italianos doblegaron a domicilio 2-3 al Borussia Mönchengladbach . El club neroazzurro necesita una serie de resultados para clasificar y ser uno de los 16 equipos que jugarán la ronda final de la Copa de Europa. De nuevo, el mejor jugador del conjunto lombardo, Romelu Lukaku, apareció para salvarle el cuello a su entrenador Antonio Conte.

El Inter llegó al Borussia Park con respirador artificial, casi muerto, y la derrota de los merengues en Kiev 2-0 sorprendió a todo el mundo, pero fue el gran empujón que necesitaba el equipo de Conte para seguir soñando con la Orejona.

El partido empezó con un Internazionale enchufado, comprometido con la empresa, ganar a como de lugar. Su técnico nunca va a cambiar su clásico 3-5-2, pero si los hombres. Sorprendió el ingreso de Matteo Darmian en la banda derecha y la inclusión de Gagliardini en la mitad de la cancha.

La primera media de hora de juego fue del equipo visitante, fue muy superior en todas las zonas de la cancha. Es así que al minuto 17, una incursión por derecha de Darmian se transformó en gol tras su remate que no pudo atajar Sommer. Minutos después, Lautaro y Lukaku pudieron aumentar la diferencia pero el portero del Gladbach no lo permitió.

En los últimos quince del primer tiempo, el conjunto local despertó e hizo trabajar a Samir Handanovic de excelente partido. Justo al final del primer tiempo, en los descuentos apareció Pléa para empatar el partido de cabeza tras un hermoso centro de Lazaro.

Para la segunda etapa, el Inter volvió a salir con el cuchillo entre los dientes y siempre llevó peligro al arco de Sommer. La dupla Martínez-Lukaku, desconcertó a la defensa del Gladbach y al 61′, el argentino la mandó al larguero tras una buena habilitación de espalda de ‘Big Room’. Hasta que llegó tres minutos después, el segundo del neroazzurro, Romelu se hacia presente con una jugada personal y la mandó al fondo de un fuerte derechazo.

Diez minutos faltaron para que el belga marque su doblete tras un buen pase del recién ingresado Hakimi. El equipo italiano jugaba a piaccere en Alemania y complicaba la clasificación a todos en su grupo. A los pocos instantes los teutones reaccionaron con otro doblete de Pléa, puso suspenso al encuentro y aprovechó un error en salida de Alexis Sánchez.

Los últimos minutos fueron de infarto y hasta hubo un gol bien anulado por el VAR que le salvó el pellejo a Conte y al Inter. El partido fue una verdadera final y se jugó como tal. Milagro en  Mönchengladbach y tres puntos de oro para los lombardos que aún respiran, pero si la Madonnina (Virgen) aparece en la última fecha cualquier cosa puede pasar.

Deja un comentario