La vita è bella: Italia vuelve a reinar en Europa y conquista su ‘doppietta’… tras 53 años

En una final emocionante y no apta para cardíacos, ‘La Nazionale’ derrotó a sus demonios, a Inglaterra y a un Wembley atiborrado de aficionados para coronarse como los ‘reyes’ de la Eurocopa 2020.

Los dos mejores equipos del campeonato llegaron a la cita máxima en el templo del fútbol. La ventaja, por historia y enfrentamientos mutuos, era para la ‘Azzurri‘ que llegaba a la final con una impresionante racha de 33 partidos invicto (27 victorias y 6 empates) y 11 victorias al hilo. Los de Mancini rompieron el récord de Vittorio Pozzo de más de 80 años de vigencia.

Por su parte, la ‘Next Gen’ inglesa sacaba pecho, también estaba imbatible en toda la competición y llegaba al partido más importante de su historia tras 55 años de fracasos con 12 encuentros sin conocer la derrota. Los de Southgate, además, jugaban frente a su público que abarrotó el mítico Wembley, recinto en donde consiguieron su único título importante: el Mundial jugado en su feudo de 1966.

El partido arrancó frenético, ‘Los Tres Leones’ salieron a comerse a los ‘Azzurri‘ con el descaro que la juventud trae consigo. A los 117 segundos del comienzo, Luke Shaw, hizo vibrar a los más de 80 mil espectadores británicos con un zurdazo. Además, este tanto se convirtió en el gol más tempranero marcado en la historia de la Eurocopa, superó la diana de Chus Pereda ante la URSS, en la final de la primera edición del torneo en 1964.

La Nazionale‘ quedó tocada tras el vendaval blanco y reaccionó recién al 30’ tras una incursión de su máxima figura, Federico Chiesa, a punta de potencia llegó cerca al área y su disparo de zurda se fue muy cerca del pórtico del impoluto, Jordan Pickford. Los de Mancini cerraron su peor primera parte, se les notó nerviosos, imprecisos y desconcentrados… Insigne e Immobile fueron la cara más visible de una Italia sin ideas.

La rebeldía ‘tana’

Para el segundo acto, los transalpinos salieron decididos a dar pelea. ‘Mancio’ reculó y mandó al 54′ dos cambios: entraron Cristante y Beradi por Barella y Ciro. Al todo o nada, sin un ‘9’ definido. La actitud y la electricidad que contagió Chiesa en el campo dio sus frutos. El extremo de la Juventus fue el más incisivo y decidido del ataque ‘azzurro‘. Al minuto 56 y 71 tuvo trabajo Pickford ante sendos disparos del ’10’ del Napoli y el hijo de Enrico. Sonaban las alertas en el templo del fútbol.

Hasta que llegó el central del la ‘Vecchia Signora’ para poner justicia al marcador. Tras un tiro de esquina pivoteó el jugador de la Roma, Cristante, y apareció luego de un teztazo de Verrati, como ‘9’, Bonucci para el delirio de los cientos de ‘tifosi’ italianos que asistieron al estadio. Se emparejaba la final al 67′. A partir de ese momento, los de Mancini se adueñaron del balón y del manejo del juego.

‘San Gigio’, il muro azzurro

Para la parte final del encuentro, ambas escuadras firmaron el armisticio, como hace 78 años, en la segunda guerra mundial, cuando los aliados derrotaron al eje. Sin embargo, en esta ocasión la historia sería reescrita. Kuipers, árbitro del encuentro sentenció que la final se iría al tiempo suplementario.

En los 30′ de prórroga se vio a una Italia e Inglaterra cautelosas, un poco mejor en la primera parte los italianos, que refrescaron sus bandas con el ingreso primero de Bernardeschi por un fundido Chiesa y luego, de Florenzi, en lugar de Di Lorenzo.

De igual manera, Southgate movió su banquillo. Primero con el ingreso de su cábala Saká, y faltando segundos para el termino de la prórroga, con Sancho y Rashford. Estos últimos dos cambios decantarían en un error de concepto. Ya que entraban sin experiencia y fríos a una inminente tanda de penales que fue de candela.

Falló primero Belotti, pero Rashford, casi acto seguido, se topó con el palo en el tercero. La maldición del anfitrión comenzaba a tomar forma. Donnarumma detuvo el cuarto a Sancho, que, al igual que Rashford, había salido para tirar un penalti. No obstante, Pickford se vistió de héroe ante Jorginho, el mejor de los visitantes en la medular.

Hasta que ‘Gigio’ se hizo enorme deteniendo el quinto a Saka. Demasiada responsabilidad para un niño de 19 años. La gestión de la definición por penales de parte de Southgate dejó mucho que desear. Por primera vez una selección ganaba dos tandas de penalti y, encima, seguidas en una Eurocopa.

Italia continua con su paternidad ante ‘The Three Lions‘ en la Euro, con dos victorias y un empate. Asimismo, siguen incrementando su récord de 34 encuentros sin conocer la derrota y son la segunda selección europea con mayor cantidad de títulos: 6 en total, sólo superados por Alemania (7)… ‘Incredibile’.