La UEFA tendrá un nuevo formato de Champions League con 36 equipos

Una revolución se está cocinando en Suiza para frenar el plan hegemónico de la Superliga europea. Un nuevo torneo que competiría con la Champions y sólo estaría integrado por los mejores equipos de las cinco grandes ligas.

El mundo vive tiempos de cambios significativos y el deporte no es ajeno a los mismos Por eso, el máximo organismo del futbol europeo, plantea realizar una reforma al formato actual de competencia. Por lo que, desde la temporada 2024-25 se prevé la ampliación de 32 a 36 equipos, y la creación de una primera fase con seis grupos compuestos por la misma cantidad de equipos. 

Así lo adelantó hace unas semanas el diario británico The Telegraph, y que medios como The Times, lo ha confirmado el día de hoy. No sólo sería eso, sino que la gaceta de Rupert Murdoch asevera que la propuesta ya tendría la aprobación de la ECA (Asociación de Clubes Europeos), y que se pasarían a disputar más partidos en la máxima competición continental, por tanto, los ingresos aumentarían tanto en derechos televisivos como en taquilla. 

Trofeo de la Champions League 2020-21. Fuente: Getty Images.

Para la fase final, se mantendría que los dos primeros de cada grupo clasifiquen a octavos de final, más los cuatro mejores terceros. Así, cada equipo de la nueva Champions League jugaría un mínimo garantizado de 10 partidos. El objetivo es claro, saciar las ambiciones económicas de los grandes clubes que pretenden una ruptura con el sistema establecido en busca de mayores ingresos económicos. Mucho más en tiempos de pandemia.

La amenaza a la ‘Orejona’: la Superliga europea

Esta competencia antagonista que se viene lucubrando desde hace algunos años por Gianni Agnelli y Florentino Pérez, ha tomado mucha fuerza desde que varios equipos ingleses como el Liverpool y Manchester United, se han sumado a la causa. Por su parte, otro gigante, el Bayern Múnich también esta de acuerdo y propondría que la Superliga, sólo este compuesta por clubes gigantes del fútbol europeo. Además, que se plasme lo antes posible.

Esta iniciativa nace por qué muchos dirigentes de los principales equipos del Viejo Continente creen que las competiciones domésticas ya son anacrónicas, que han perdido emoción para el aficionado, para el futbolista y, como consecuencia, para posibles inversores. Una visión muy obtusa y poco empática con los demás clubes, en especial con los más humildes.

Van Dijk y el Presidente de la UEFA, Aleksander Ceferin. Getty Images.

Lo hacen pensando soló en las cifras de la audiencia a nivel mundial de cualquier partido de la Champions y de las cinco mejores ligas de Europa, las cuales sólo se salvan cuando se enfrentan entre ellos. Además, piensan que las grandes Ligas están al servicio del club pequeño, en contra del que mueve y agita el mercado y mueve masas a nivel mundial. Es una propuesta que en búsqueda de benéficos monetarios va en desmedro del deporte, ya que sería un monopolio sólo para los equipos poderosos.

En este modelo rupturista con el sistema de la UEFA, habría varios clubes que no descenderían en las primeras ediciones para, con ello, garantizar la estabilidad y la rentabilidad ante los potenciales inversores y los teleoperadores. Eso no supondría que los clubes integrantes de esta nueva competición dejaran de participar en sus respectivas ligas nacionales. Lo cierto es que la idea toma cada vez mayor fuerza. Sólo hay que ver las modificaciones que tendrá la Champions League 2024 para darse cuenta que en Europa hay un choque de poderes increíble entre la élite del futbol europeo, FIFA y el organismo que preside, Aleksander Čeferin.

Deja un comentario