La máquina bávara hace historia y logra su sexta orejona

El poderoso Bayern de Múnich derrotó en la final de la Champions League al Paris Saint Germain (1-0), imponiendo un nuevo récord histórico, 11 partidos ganados de manera consecutiva en el torneo.

Nunca a un equipo alemán le ha quedado grande la chapa de favorito, además, como dijo Gary Lineker: «El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan 11 contra 11, y siempre gana Alemania», hoy más que nunca se ha demostrado eso, el Bayern ha sido un justo campeón y un titán futbolístico, por que aplastó a todos sus rivales, uno a uno y sin piedad.

El fútbol es un deporte que inventaron los ingleses, juegan 11 contra 11, y siempre gana Alemania«

Gary lineker.

La final jugada en el Estádio da Luz de Lisboa y por primera vez en la historia, sin hinchas en las gradas, tenía todos los atractivos necesario. Un equipo desarrollado gracias a los petrodóladres de su dueño, Nasser Al-Khelaïfi. el otro un club con décadas de tradición y una gerencia deportiva vanguardista.

Entre los 22 jugadores estaban las mejores duplas de ataque de Europa en la actualidad. Los tiempos de Covid-19 ayudaron para que el PSG y el Bayern, lleguen en su mejor momento de la temporada.

El encuentro arrancó como un ‘deja vu’ del partido de semifinales contra el Barcelona para los teutones, presión muy alta y gran efectividad en la posesión de balón. Sin embargo, los que tuvieron las opciones de gol al comienzo en contraataques, fueron los parisinos. La conexión Mbappé-Neymar daba réditos, pero el coloso de Neuer estuvo estupendo a la hora de atajar.

Neuer, el mejor portero del mundo

Luego de ese sacudón del conjunto de Páris, los dirigidos por Hansi Flick se hicieron presentes al minuto 21 con un remate de Lewandowski que se estrelló en el palo de Keylor Navas. El goleador del certamen con 14 dianas, hizo temblar el arco y casi abría el marcador.

La primera media hora de partido estuvo muy clara para ambos entrenadores alemanes. Posesión para los bávaros. Sorpresa y jugar a las espaladas de los laterale: Kimmich y Davies.

Sin embargo, las oportunidades de mano a mano no las metió Mbappé con la efectividad que nos tiene acostumbrados, el bombero Neuer apagó todas las alarmas cuando su equipo lo requirió.

Al final de la primera parte Coman se tiró a la piscina y quiso sorprender al árbitro Daniele Orsato, el italiano le dio el ‘razzie’, al peor actor de reparto, y no cobró nada. Buen primer tiempo, cada uno en su libreto, estuvieron mano a mano en oportunidades de gol.

la aplanadora de hansi Flick

La segunda etapa puso todo en su sitio, y se vio superior a los muniqueses, como un equipo muy superior en todas sus lineas, y con un pletórico, Neuer. Alcántara– un relojito suizo en el medio- y el tanque polaco, Lewandowski, incansable en el ataque.

Y como en todo el campeonato la conexión por los costados dio resultados, Joshua Kimmich pintó una ‘Mona Lisa’ tras un magistral pase-centro a la cabeza de Kingsley Coman que la guardó adentro del arco del portero costarricense.

Un desconsolado Neymar, recibe el saludo de su entrenador.

Lo más triste del match fue ver el pobre partido de Neymar en los 90 minutos de juego, siempre se le vio distraído, arisco y poco motivado para jugar una final de esta envergadura.

Flick reemplazó a Coman, que se brindó un banquete por la banda con Kehrer. El PSG nunca encontró libres a sus jugadores franquicia. Sólo Di María mostró vergüenza deportiva y fue el mejor de los Rouge et Bleu frente al Bayern. Al final, el técnico Tuchel metió a Choupo moting para que de nuevo lo salvara-como en los cuartos de final contra el Atalanta-, pero no encontró nunca respuestas en el ataque.

El Bayern los últimos minutos demostró garbo y experiencia de equipo señorial. Terminó en modo avión los minutos finales y se ha proclamado de lejos, como el amo y señor de la UEFA Champions League.

Un equipo que ha escrito un nuevo capítulo en los libros de fútbol, los bávaros han sumado a su palmarés: su segundo triplete de la historia, al igual que en la temporada (2012-13). Además, son el club con más finales en torneos europeos con 19 partidos, sumando nueve victorias y ocho derrotas.

Escrito por Bruno Salas L.