La Lazio rescata un milagroso empate en Marsella con Immobile reescribiendo la historia

Franceses e italianos se repartieron los puntos en un partidazo en el Velodrome. Ciro es ya el goleador histórico en todas las competiciones de las ‘Águilas’ con 160 dianas. Superó al mítico Silvio Piola y mantiene a su equipo segundo.

En un encuentro vibrante, entretenido y lleno de buen fútbol, el Stade Orange Velodrome, vivió un empate que deja a los capitalinos con esperanzas de alcanzar al líder, Galatasaray. Los turcos con 8 unidades comandan la llave E, y en la próxima jornada chocarán con un Marsella (tercero con 4pts.) necesitado de sumar, sino le dirán adiós a la Europa League.

El vendaval de Sampaoli maniató a las ‘Águilas’ en varias pasajes de cotejo, pero los de Sarri aprovecharon algunas contras y fallos del cuadro local para salir incólumes de Francia. Milik, puso por delante al Marsella de penalti. Acerbi se comió el amago y lo agarró para evitar que llegara al balón. No lo vio Sánchez Martínez, pero sí el VAR, que le advirtió y así el polaco la clavó desde los 11 metros (33′). 

La única de la Lazio en ataque en la primera etapa llegó en el descuento. Pero fue suficiente. Felipe Anderson tomó un balón mal despejado por Saliba y definió a la perfección ante Pau López. Lo anuló esta vez por fuera de juego el juez de línea, pero una vez más el videoarbitraje hizo justicia al estar en posición correcta y venir el balón de un mal despeje.

Ciro hace historia

Justo al salir del descanso, otro error del joven central al no saber controlar el balón le quedó al ‘asesino del área’ Immobile, que la clavó ajustada a la esquina (49′). Un tanto que, además, era histórico puesto queCiro se convirtió en el máximo goleador histórico de la Lazio al superar a la leyenda ‘lazial’, Silvio Piola.

Les Olympiens‘ quedaron tocados por el tanto de la visita. Al pasar los minutos retomaron un segundo aire y se fueron con todo al arco de Strakosha. Al final, ante la insistencia, y en un balón muerto en la línea, Payet llegó antes que todos para poner un empate justo (82′). Los últimos instantes del duelo fueron dramáticos para los italianos.

A los de Sarri les quemaba el balón y terminaron pidiendo el final a gritos. Punto de oro que podrían significar la clasificación a la siguiente ronda de los ‘biancocelesti‘. Enfrentan al más débil del grupo, Lokomotiv de Moscú la próxima jornada, esperando que entre el Marsella y Galatasaray se saquen los ojos para llegar al último encuentro como líderes de su zona.