La FIFA y Arsène Wenger buscan automatizar el fuera de juego desde 2022

Un polémico cambio en el fútbol se avizora según el Jefe de Desarollo de FIFA para el próximo año. Ojo que el Mundial de Qatar podría prescindir de los jueces de línea.

El máximo organismo del fútbol viene dando a pasos agigantados varios cambios en las reglas y el calendario que no gustan en la afición, y mucho menos, en los activos más importantes del deporte: jugadores y entrenadores. Sin embargo, Arsène Wenger soltó otra bomba, la misma semana en la que la regla está más en entredicho, tras el escandaloso offside de Mbappé en la final de la Nations League.

El Jefe de Desarrollo Global del Fútbol de la FIFA, cabeza visible y principal impulsor del controversial proyecto, anunció en París en una conferencia de prensa sobre la modificación en la regla del fuera de juego que consistiría en automatizarlo. «Hay muchas posibilidades de que la norma se automatice en 2022. Estoy obligado a mantenerlo en secreto, pero será la próxima de las grandes evoluciones del arbitraje», aseguró el ex técnico del Arsenal.

Posición adelantada de Mbappé en la final de la UEFA Nations League.

Una revolución que podría cambiar el deporte, sobre todo en acciones límite y muy finas. Ante esto, la Premier League, a la vanguardia cómo casi siempre, esta temporada ha variado el grosor de las líneas para tratar de acabar con las críticas al sistema. Una variación positiva y que evita quitarle naturalidad al juego. La geometría quedó a un lado.

De concretarse el plan de Wenger y la FIFA, una infracción de estas características se sancionaría automáticamente, sin pasar por los árbitros asistentes o la sala VAR, y se podrían minimizar las polémicas en este aspecto. Un planteamiento que en marzo se discutió en la reunión anual de la International Board (ente encargado de definir las reglas del fútbol).

Incluso, el funcionario subordinado de Infantino dejó entrever la posibilidad de ayudarse aún más de la tecnología para regular el offside, «incluso se podrá determinar que con cinco o seis centímetros no sea fuera de juego. Todo está en estudio«, aseguró tras aquella reunión Arsène.

Al parecer el objetivo claro es tener la herramienta preparada y aprobada para implementarla en el Mundial de Catar de 2022, en noviembre y diciembre del próximo año. Una competición que puede marcar un claro paradigma en el balompié mundial para una generación de futbolistas… y en especial para todos los aficionados, que seguimos reprochando las modificaciones que desnaturalizan el deporte más hermoso del mundo.