Joachim Löw: repaso de lo bueno y malo en sus 15 años al mando de la ‘Mannschaft’

El último martes Inglaterra venció a Alemania y con eso cerró la etapa de ‘Jogi’ como entrenador para ser sustituido por Hans-Dieter Flick.

Luego de 15 años como director técnico de la selección alemana, cargo que tomó tras la Copa del Mundo del 2006, Joachim Löw aceptó el mayor desafío de su carrera que lo llevó a conseguir el Mundial del 2014, pero como todo tiene su final, el natural de Schönau se despidió tras la mala Euro que acabó con la eliminación germana a manos de Inglaterra.

No fue fácil para alguien que llegaba de ser el asistente de Jürgen Klinsmann y que no contaba con una gran carrera como primer entrenador, pero ‘Jogi’ llegó más lejos de lo esperado y regresando a la ‘Mannschaft‘ a lo más alto del fútbol mundial, y por ello, la caída ha sido aparatosa.

15 años en los que Alemania consiguió dos títulos. La Copa Mundial 2014, en la recordada final ante Argentina que acabó con triunfo ‘Teutón’ por 1-0 en la prórroga y la Copa Confederaciones del 2017 con el mismo resultado, pero ante Chile y con un equipo ‘B’.

cifras y datos

Löw se convirtió en el 2006 en el décimo entrenador de la selección alemana y en el 2021 superó los 14 años al mando que ostentaba Helmut Schön el campeón del mundo y de la Euro entre 1964 y 1978.

Un total de 198 partidos con 124 victorias, 40 empates y 34 derrotas. Una vez finalista de la Eurocopa en 2008 y dos semifinales en 2012 y 2016, así como un tercer lugar en su primera incursión mundialista en el 2010.

Su toma de mando llegó en un momento difícil. En plena restructuración del fútbol alemán, disputó la primera Euro y en la final se topó con el equipo que dominaría la escena mundial en los seis años siguientes. España. La ‘Roja’ le ganó esa definición por 1-0 y dos años después en Sudáfrica, sufrió la eliminación por el mismo marcador en semis ante los ibéricos.

Cabe resaltar que para la primera cita mundialista en suelo africano emepezó un cambio que causó ciertas críticas, pero que trajo resultados positivos. Cuatro años después con 10 jugadores que lo acompañaron en Sudáfrica tocó el cielo con las manos al obtener el cuarto mundial de Alemania, el primero en 24 años.

El último gran momento de Lów en el banco de la ‘Mannschaft’ fue en la Copa Confederaciones jugada en Rusia hace cuatro años. Con un equipo lleno de jóvenes que serían los que tomarían la posta, se impuso y obtuvo su primer trofeo en esta competición.

La debacle de ‘Jogi’

Tras este torneo Alemania reafirmó su candidatura a repetir lo logrado en Brasil, aún más, con la perfecta eliminatoria que realizó al ganar 10 de 10 partidos, aunque claro está, enfrentó a rivales de un nivel inferior que no le representaron problemas.

Las dudas aparecieron en los partidos de preparación, en los que los pupilos de Löw solo obtuvieron una victoria en seis partidos y ante Arabia Saudita, el último antes de partir a Rusia. Antes igualó con Inglaterra, Francia y España y perdió ante Brasil y Suiza.

Esto no causó la alarma entre los hinchas alemanes hasta el primer partido del Mundial. La derrota por 1-0 ante México fue un duro golpe por el dominio del partido, pero sin la contundencia habitual. Sufrió ante Suecia para ganarlo 2-1 sobre el final y ante Corea de Sur firmó la primera eliminación en fase de grupos en la historia germana al caer 2-0.

Con la temprana y sorpresiva caída en fase de grupos, los primeros gritos de cambio empezaron a aparecer, pero la DFB confiaba en Löw, quien en mayo del 2018 extendió su vínculo hasta el 2022. Pero llegó la Liga de las Naciones y otra vez la incertidumbre creció.

En un complicado grupo ante Países Bajos y Francia, la ‘Mannschaft’ quedó última con solo dos puntos. Debió descender, pero fue salvado por una modificación de la UEFA y en la siguiente edición tampoco le fue bien. Emparejado con España, cayó ante la ‘Roja’ por 6-0 en la última fecha y perdió el primer lugar del grupo.

https://www.youtube.com/watch?v=DTSispVfr2M

Clasificó a la Euro 2020 como primer de su grupo e inició esta competición con caída ante Francia, en un partido discreto. Luego venció a Portugal y estuvo cerca de la eliminación ante Hungría al estar 2-1 abajo en el marcador hasta el salvador gol de Leon Goretzka en el minuto 84. Aunque se clasificó como segundo, Inglaterra se encargó de sacarlo de esta competición y así, acabar su era de altibajos.

A Löw no se le recordará por sus últimos tres años bajo el mando, pues no se podrá borrar sus años de éxitos. En la anécdota también quedará las varias veces que se le captó en cámaras dando muestras de su higiene personal. Rasgos particulares de un entrenador del que no se esperó mucho, pero logró y se fue con más. Ahora empezará la era de Flick y habrá que esperar a ver cómo se escribe.