Franck Ribéry colgó las botas a los 39 años: una leyenda que lo ganó todo con el Bayern Múnich

'Scarface' le puso punto final a una estupenda carrera de 22 años en la élite ganando 27 títulos. Sus principales éxitos los consiguió en Alemania jugando para el todo poderoso club bávaro formando un dupla de ensueño con Robben.
Franck Ribéry posando con todo los títulos que ganó con el Bayern. Fuente: Getty
Redacción Tiro Directo

Redacción Tiro Directo

Franck Ribéry, uno de los mejores futbolistas franceses de las últimas dos décadas y leyenda del Bayern, anunció su retiro de los campos a los 39 años. En medio de sus problemas de rodilla que arrastraba en su último club, Salernitana confirmó la noticia en sus redes sociales. «La pelota se detiene, los sentimientos dentro mío, no. Gracias a todos por esta gran aventura», escribió en su cuenta de Twitter.

El mediocampista francés arrancó su vida marcado por el abandono y la tragedia. Comenzó su carrera juvenil en el Lille en 1996, Debutando con la Selección Nacional Francesa durante la participación del equipo en el Mundial de 2006. Fue compañero del legendario mediocampista Zinedine Zidane en su última Copa del Mundo. Además, de ser nombrado Jugador del Año de la Bundesliga en el 2008 y mejor futbolista galo en el 2007, 2008 y 2013. Un ejemplo de superación en la vida que los más pequeños deben aprender.

Nada fue fácil para Ribery

Frank nació en Francia en Boulogne un 7 de abril de 1983. De sus padres no se sabe nada, solo que lo abandonaron cuando nació y llegó a ser criado en un convento de monjas religiosas. A los dos años sufrió un accidente automovilístico tras chocar contra un camión. La peor parte la llevó Franck, quien salió despedido por el parabrisas y sufrió importantes cortes en la cara, tanto así que le tuvieron que poner más de 100 puntos de sutura, la mayoría sobre el sector derecho de su rostro.

Estas cicatrices marcaron el carácter de Franck a medida que crecía, ya que fue objeto de burla de sus compañeros durante su infancia. Ribéry fue un niño bastante activo que pasaba largas horas escapando del lugar donde lo criaban para irse a jugar al futbol con otros pequeños de casas vecinas. Siempre debió luchar para no sentir complejo por las cicatrices de su rostro, pero esto no le impidió aprender el fútbol en las calles y plantar desde allí su sueño, el de ser un jugador profesional.

De ahí su apodo ‘Scarface’ cara cortada en español. Él jugaba a la pelota mejor que todos y tenía una tenacidad que no le cabía en el cuerpo. Aprendió de los dolores y de los desplantes. Su vida se hizo una lucha, una búsqueda entre tropiezos. 17 años después de su dura historia, el fútbol le salvó la vida: debutó en 2001 con el Union Sportive de Boulogne y de ahí pasó por Olympique d’Ales, Stade Brestois, Metz, Galatasaray y Marsella; hasta que en 2007 llegó al Bayern Múnich, donde estuvo 12 temporadas ganando todo a su paso, junto a su socio perfecto por la otra banda: Arjen Robben.

Luego, pasó a Fiorentina y hasta este viernes jugó en la Salernitana de la Serie A. Con la selección gala disputó los Mundiales de 2006 y 2010, además de las Eurocopas 2008 y 2012. En la Copa del Mundo de Alemania llegó en su debut en partidos oficiales con Francia hasta la final, perdiendo en tanda de penales frente a Italia.

Temporada del éxito

La etapa más alta de su rendimiento la alcanzó defendiendo la camiseta del cuadro muniqués durante 12 temporadas consecutivas, en las que disputó un total de 425 partidos, anotando 124 goles. Con el Bayern, ganó la Champions League en 2013, la Supercopa de Europa, el Mundial de Clubes, nueve Bundesligas, seis DFB-Pokal y cinco Supercopas de Alemania.

En 2019 fichó para Fiorentina donde jugó 51 partidos y marcó 4 goles. En 2021 firmó con el humilde Salernitana donde no pudo jugar más de 10 partidos consecutivos por una lesión en su rodilla que lo lleva a ponerle punto final a su carrera. Con la selección francesa, de la que se retiró en 2014, sumó 81 internacionalidades, con 16 goles y 20 asistencias.

Su mayor logro con la ‘Bleu’ llegó en 2006, cuando alcanzó la final del Mundial que perdió ante Italia. Ha participado en dos Copas del Mundo (2006 y 2010) y dos Eurocopas (2008 y 2012). En 2013, año en el que Bayern Munich obtuvo la Champions League tras vencer en la final al Borussia Dortmund, Ribery se impuso a Lionel Messi y Cristiano Ronaldo en la votación del mejor jugador de la UEFA. Aquella temporada, el equipo bávaro también ganó la Bundesliga y la Copa de Alemania.

Redacción: Daniel Roldan Guerrero