Federico Chiesa, fuera por el resto de temporada… ¿existe plan B en la Juve?

Lo que se temía, se cumplió: el extremo sufrió una rotura de ligamento cruzado. La lesión lo dejará fuera de los campos por 6 meses, por lo que se perderá la repesca para el Mundial. El ‘Messi’ iraní suena como opción.

La Juventus informó sobre la gravedad del daño que recibió la rodilla de Federico Chiesa tras su repentina salida del duelo del domingo ante la AS Roma, en la épica remontada en el Olímpico. Rotura del ligamento cruzado anterior de su rodilla izquierda fue el diagnostico hecho por los médicos del J Medical (centro médico de la Juve).

Por esto, el jugador italiano de 24 años deberá pasar por el quirófano en los próximos días y le dice adiós a lo que resta de temporada con la ‘Vecchia Signora‘, incluido el trascendental repechaje ante Macedonia del Norte y Portugal -sí pasa la serie previa- con la ‘Azzurra‘ en busca de un boleto a Qatar 2022.

Duro mazazo para la Juve que pierde a su mejor jugador, segundo máximo asistidor (4) y tercer mejor goleador (4) en lo que va del curso 2021-22. Por ello, el otro Federico, Bernardeschi es el indicado en tomar la posta. Además, para Roberto Mancini es un problema porque el ex Fiorentina es un titular indiscutible por la banda derecha. Berardi, de gran momento en el Sassuolo, es una opción para suplirlo de cara a la eliminatoria del 24 de marzo en el Renzo Barbera de Palermo.

Azmun, una opción viable

Ante la falta de gol y explosión en el ataque turinés esta campaña el nombre del ‘Messi’ iraní suena fuerte en tienda ‘bianconera‘. Según el especialista en traspasos, Gianluca Di Marzio, el primer futbolista que surgió para reemplazar estos seis meses al hijo de Enrico sería, Sardar Azmoun, delantero del Zenit de San Petersburgo.

El entrenador Massimiliano Allegri se reunió con la directiva y la idea que surgió no es comprar un nombre fuerte, si no un futbolista flexible para el puesto. El delantero de 27 años está a punto de finalizar su contrato en junio por lo que desde la dirigencia del equipo ruso no verían con malos ojos sacarle tajada económica a su salida.

El clase 95 lleva 10 goles y 4 asistencias en 20 encuentros este curso, un óptimo promedio de 0.5 de gritos por partido. Su llegada a Turín sería una inyección importante de potencia y gol para un famélico ataque de Allegri, que desde su retorno, su escuadra carece de brillantez y efectividad arriba. Sólo han anotado 32 tantos en 21 juegos de Serie A. Convirtiéndose en el peor noveno equipo en Italia en anotar en portería contraria.