El United se lleva el clásico inglés con un golazo de Bruno Fernandes de tiro libre

Por los dieciseisavos de la FA Cup, los ‘Diablos Rojos’ derrotaron 3-2 al Liverpool y eliminan a su clásico rival del torneo más añejo del fútbol mundial.

El ‘Teatro de los Sueños’ fue testigo de un partidazo entre los dos equipos más populares de Inglaterra. Solskjaer planteó un partido mejor equilibrado que Klopp, con una férrea defensa y un letal ataque, comandado por la velocidad de, Rashford, la veteranía de Cavani y el talento de Greenwood.

Por su parte, los Reds improvisaron en la dupla de la defensa central, Fabinho, y en especial, el joven Williams, dieron muchas licencias y padecieron las arremetidas de los locales. El técnico alemán guardó a Mané y fortaleció el medio campo alineando a Curtis Jones y Milner junto a Wijnaldum y Thiago Alcántara.

El match arrancó con el acechó típico de los equipos de Klopp para hacer ‘pressing‘ en ataque, hasta que llegó el minuto 10, cuando Mason Greenwood tuvo la primera ocasión del encuentro pero no definió bien, tres minutos después tuvo otra oportunidad, pero Alisson le negó el gol.

Definición ‘HD’ de Salah para empatar el partido. Getty

En el 18′ apareció, sin embargo, el ‘espíritu del campeón’. Firmino bajó para recibir entre líneas y aprovechando la pasividad de Pogba y McTominay filtró un hermosos pase al espacio entre Lindelof y Shaw que el ‘Faraón’ Salah no desaprovechó con la diestra, su pierna ‘mala’. Todo un alivio para los ‘Reds‘, que venían de cuatro partidos de Premier sin marcar.

No obstante, el United olió la debilidad de su rival y a punta de contras evidenció las carencias del Liverpool al momento de las transiciones de ataque-defensa. Una excelente recuperación del ‘Pulpo’ Pogba, asistió a Rashford que con un extraordinario cambio de juego a Mason Greenwood, lo dejó sólo y esta vez sí, superó al portero carioca en el mano a mano. En el mejor momento de los de Klopp, el gol cayó como un baldazo de agua fría para los del puerto.

El gol de la clasificación vino desde el banco

Para la segunda etapa, el conjunto local se hizo presente al 48′, el 1-2 llevó la firma de Rashford tras otra jugada a pura potencia. Esta vez, la recuperó Cavani, filtró Greenwood, falló en el despeje Rhys Williams, como en toda la noche y el canterano de 23 años del ‘ManU’ adelantaba a su equipo desde el arranque de la etapa complementaria.

Pero el encuentro no daba tiempo para tomar un respiro, y el Liverpool adelantó la presión y obtuvo dividendos en el 59′, tras una mala salida de los ‘diablos rojos’. Milner interceptó la mala entrega de Cavani, combinó con Firmino, el propio Milner la dejó pasar (con clase) y Salah batió con la zurda a Henderson por entre las piernas.

Golazo de Fernandes para darle la victoria a su equipo. Getty

Al 66′ el entrenador noruego movió el banquillo, ingresaron Fred y el hombre del partido: Bruno Fernandes, por Van de Beek y Greenwood. Justo cuando mejor jugaba el campeón de la Premier, en el 78′, Cavani sufrió una falta al borde del área, y el portugués no perdonó con un bello disparo al palo de Alisson. El brasileño dio un paso en falso y lo pagó caro.

El ‘ManU.’ se llevó el ‘Clásico’. Los ‘diablos rojos’, líderes en la liga, están de vuelta. La herida, de hecho, pudo ser mayor si el poste no hubiera desviado un cabezazo de Cavani en el 89′. Partidazo el que nos regalaron ambas escuadras, nada que ver con el aburrido partido de hace una semana.

Deja un comentario