El nuevo rey del tenis: Carlos Alcaraz, campeón del US Open y número 1 más joven de la historia

Al fin la 'Next Gen' tiene a su máximo embajador y representante en el murciano de 19 años que conquista su primer Abierto y la cima del ranking ATP. En cuatro sets superó a Ruud en una final inédita con una fecha que consagraba los 21 años de los atentados a las torres gemelas.
Bruno Salas Laos

Bruno Salas Laos

La tiranía del ‘Big Three‘ está escribiendo sus últimos capítulos en el deporte blanco. Prueba de ello, es la prolongada ausencia de Roger Federer por su lesión a la rodilla (a un paso del retiro); la irregularidad de Rafa Nadal desde lo físico, y sumado a ello, el boicot a Djokovic en Estados Unidos y Australia. A la máxima cita del último Grand Slam del año, los jóvenes dieron la talla con batacazos y firmando la final más joven en 20 años en el Arthur Ashe.

Tiafoe sorprendió al mundo eliminando a Nadal en octavos cerrando la búsqueda del 23° entorchado del manacorí, dejando a la ‘Next Gen‘ sola en la pelea por el trono de un US Open con tenistas bajo el promedio de los 25 años. Al último partido llegaron los más regulares del torneo con cero experiencia en finales de majors solo Ruud tras perder ante Nadal en Roland Garros– pero que son el presente y futuro del tenis mundial. Tercer campeón diferente en New York que no pertenece al triunvirato que ha dominado el tenis en los últimos 20 años. Thiem (2020), Medvedev (2021), y ahora Alcaraz son prueba de ello.

En un día que se conmemoró los 21 años del 11-S, ambos tenistas peleaban no solo por el título, sino por el número uno de mundo. La última vez que el torneo había coronado a un nuevo líder del circuito masculino fue precisamente cuando Juan Carlos Ferrero subió a lo más alto en 2003. Casi dos décadas más tarde, el pupilo del ‘Mosquito’ emuló a su entrenador con un 6-4, 2-6, 7-6(1) y 6-3. Además, el de Murcia es el segundo tenista más precoz en inscribir su nombre en el trofeo del Abierto de EEUU, después de ‘PistolPete Sampras.

El murciano se llevó la primera manga en poco más de 45 minutos, algo alentador para su físico mermado por 13 horas y 28 minutos que acumulaba en las piernas de las últimas tres rondas. No obstante, en el segundo set todo fue cuesta arriba con el escandinavo acelerando y metiendo pelotas a las líneas aprovechando, también, el bajón del español.

La cabeza de Alcaraz

El punto de inflexión llego en el duodécimo game del tercer parcial. El noruego tuvo dos pelotas de set que salvó ‘Carlitos’ imitando el coraje infinito de su ídolo Rafa Nadal. La nueva raqueta número uno del mundo entregó lisura en cada juego llevando la manga al ‘tie break‘, para arrasar a un gélido Ruud que no se inmutó pese a perder la oportunidad de su vida.

En el momento de la verdad, a Casper le había temblado la muñeca, pese al enorme nivel mostrado en Flushing Meadows. La sentencia llegó con el segundo ‘break’ del español en el sexto juego. Alcaraz ganó como un grande sin dar opciones de reacción a su rival, con su 15° aces de la noche para alcanzar la gloria y la posta del ‘Big Three‘.