El heredero de Usain Bolt… Marcell Jacobs, el hombre más rápido en Tokio 2020

En la prueba más espectacular del atletismo, los 100 metros planos, el corredor italiano batió el récord europeo con 9.80 segundos y se consagró como el europeo más rápido del mundo tras 41 años.

Lamont Marcell Jacobs, es el nombre que engloba a la velocidad post era Bolt, él se convirtió en la gran sorpresa de los Juegos Olímpicos al ganar la carrera masculina de 100 metros planos sobre el favorito, el estadounidense, Fred Kerley, plata (9,84). El canadiense Andre Can de Grasse se quedó con el bronce (9,89).

Los dos grandes favoritos previos a los Olímpicos, el campeón mundial Christian Coleman y Trayvon Bromell, el mejor registro de 2021, estuvieron ausentes de la final. El primero fue suspendido al faltar a tres exámenes antidoping y el atleta estadounidense quedó eliminado en las semifinales.

Récord europeo

Por primera vez desde Allan Wells, en Moscú 80, ayudado por el boicot estadounidense en aquel momento, ningún europeo había ganado los 100. Con todos en el tartán, desde Borzov, en Múnich 72. Incluso fue una centésima más rápido que Bolt en Río lo que aumenta su crédito.

El merito del nacido en Estados Unidos, pero de madre italiana es absoluto. Batió el récord de Europa en dos ocasiones. 9.84 en las semifinales y 9.80 luego, para dejar sin el oro a los que favoritos en el papel: Kerley y De Grasse.

Madre coraje

Jacobs es hijo de un militar estadounidense, su madre lo crio sola desde que era una bebé y le inculcó el atletismo para apartarlo del motocross. La historia del nuevo rey de la velocidad es la historia de su madre, Viviana Masini.

«Conocí al padre de Marcell en la base militar de Vicenza. Era soldado del ejército estadounidense, yo tenía 16 años, él tenía 18. Nos casamos y nos mudamos a Texas. Tres años después nació Marcell, pero 20 días después su padre fue trasladado a Corea del Sur y me fue imposible seguirlo». contó la madre de Lamont hace unos meses al Corriere dello Sport.

«Decidí volver a casa, a Italia. Marcell no tenía ni un mes. Entonces nació mi desafío. Yo era una madre joven con un hijo que criar y lo bueno es que a través de él, de Marcell, tuve la oportunidad de vivir una nueva vida», confesó Masini.

Jacobs posa con su récord personal en la capital nipona.

El heredero de Usain Bolt, es un amante del motociclismo desde niño, quería probar el motocross que ya practicaban sus tíos, pero a su madre le horrorizaba y por eso lo apuntó a todos los deportes que existen. Natación, baloncesto… no hubo manera de que se enganchara a nada hasta que probó la adrenalina del atletismo… los 100 m.

Bueno, más que a correr, aprendió a volar. Y aquello le gustó. Sin necesidad de un motor, iba realmente rápido y así acabó a las órdenes de Gianni Lombardi, su entrenador hasta su consagración en Tokio 2020. Ahora es campeón olímpico con un tiempo excepcional. Y todo gracias a su madre.

Sin representantes del reggae

Un chino, un italiano, un nigeriano, un sudafricano, un canadiense… pero ningún jamaiquino llegó al podio olímpico desde Atenas 2004. Luego de 17 años de dictadura de los corredores del país caribeño: Asafa Powell, Yohan Blake, Nesta Carter, Michael Frater, entre otros en la carrera reina del atletismo, no hubo presencia jamaicana, Seville y Blake, ganador de la plata en Londres, no alcanzaron llegar a la final.

De los herederos de Usain en su nación, ni rastro. Quedaron cortados en semifinales. Qué contraste con el triplete femenino en la misma disciplina. La cereza del pastel a una final atípica, Zharnel  Hughes, el británico que entrena Glen Mills, el viejo preparador de Bolt, se escapó antes del disparo siendo eliminado y redujo la carrera a siete competidores.