El caso Canellas: a medio siglo del escándalo más grande de la Bundesliga

A media década del caso de corrupción más sonado dentro del fútbol alemán.

Este 6 de junio se cumplen 50 años del suceso más engorroso ocurrido en la Bundesliga de Alemania. El caso de amaño de partidos más grande dado en la temporada 1970-71 orquestado por Horst-Gregorio Canellas y hecho público por él mismo en el día de su cumpleaños.

Fue exactamente un día como hoy, cuando el entonces presidente del Kickers Offenbach celebraba su onomástico 50 y en dicho festejo hizo públicos ante dirigentes de la DFB y periodistas, unos audios en los que revelaba cómo acordaba con algunos jugadores la ‘ayuda’ para que su equipo no descienda.

Entre los jugadores involucrados estaba Bernd Platzke del Hertha Berlin, mundialista con Alemania en los mundiales de 1966 y 1970 y el también seleccionado germano el portero Manfred Manglitz del FC Köln.

los caballos como clave

Canellas sellaba sus tratos sin ofrecer cifras de dinero, y esta las disfrazaba con caballos. Según el periodista alemán Gerhard Delling en su libro ’50 Jahre Bundesliga’ (50 Años de Bundesliga), el directivo convenció de esta manera a varios jugadores para arreglar resultados.

Canellas mostrando los audios de los acuerdos con futbolistas.

“Tengo una sugerencia muy fragante: porque es Offenbach y sin intercambio de caballos: 140 y la cosa está bien para ti». Por supuesto que eso significaba 140,000 marcos (moneda alemana de la época).

Otro equipo involucrado fue el Schalke 04, que tuvo un papel menor al dejarse perder ante Arminia Bielefeld en casa y recibir unos 40 mil marcos, repartiéndose unos 2300 por cada miembro del plantel.

Sanciones

Al final, con las declaraciones y las evidencias que obtuvo la DFB, conociendo todos los partidos amañados, se procedió a sancionar a algunos jugadores, así como a dirigentes y clubes involucrados.

Se sancionó a un total de 52 futbolistas de ocho equipos, dos entrenadores, seis funcionarios de tres clubes y dos cuadros. Este hecho conllevó a cambios drásticos en la organización de la Bundesliga.

Pese a los partidos arreglados, el Offenbach no pudo mantener la categoría limpiamente y quedó en el penúltimo lugar de la tabla. El otro equipo sancionado fue el Arminia Bielefeld, al que se le permitió jugar la siguiente temporada en primera, pero a la siguiente descendería independientemente de su ubicación final.

A Canellas, Manglitz y a Taso Wild se les suspendió a perpetuidad, pero posteriormente se les rebajó la sanción. Al dirigente en 1976 y al meta y al volante en 1973, aunque la mancha en su carrera evitó que vuelvan a ser contratados en un club de la Bundesliga.

Este suceso de corrupción en apenas ocho años de fundada la nueva competición de liga en Alemania, desnudó algunos problemas, como el salariar, que tenía un tope de 1200 marcos y los grandes baches entre la máxima categoría y las divisiones de ascenso.

Por ese entonces, no existía una segunda profesional, los clubes que perdían la categoría volvían a sus ligas regionales, casi el amateurismo, por lo que la DFB decidió crear la 2. Bundesliga para la temporada 1974-75.

Este caso, el más grande, no fue el único de corrupción vivido en Alemania. Vlado Kasalo fue acusado de anotar dos autogoles en dos partidos jugando para Nürnberg en 1991, pero nunca se le probó nada. También está Robert Hoyzer, el ex árbitro acusado y sentenciado en 2005 por arreglar partidos de 2. Bundesliga, DFB Pokal y Regionalliga para casas de apuestas.

Deja un comentario