Dios salve al rey, el Sevilla logra alzar su sexto título de UEL

En un partido de ida y vuelta, el Sevilla venció 3-2 al Inter de Milán por la final de Europa League, en la Burbuja de Colonia. Conquistando su sexto título en seis finales, 100% de efectividad.

Una gran final que cumplió con las expectativas generadas, se enfrentaban los dos equipos favoritos para llegar a la final y también los más ganadores de Europa League: Sevilla (5 trofeos) y el Internazionale (3). Además, los dos entrenadores eran noveles en torneos internacionales. Ninguno había logrado conquistar algún premio en Europa.

Apenas empezado el encuentro, el goleador neroazurri, Romelu Lukaku, le ganaba el duelo en velocidad al defensa del equipo andaluz Diego Carlos. Debió ser roja directa pero el árbitro no se quiso meter en problemas al minuto 2, marcó el penal y ‘Big Room‘ abrió el marcador con un derechazo bien esquinado del portero Bono.

Con este gol el delantero belga marcaba su séptimo gol en el torneo. No sólo eso, asimismo,igualó el récord del ‘FenomenoRonaldo, con 34 goles en una temporada. El ariete brasileño logró esa hazaña en su primera temporada (1998-99) en el Inter.

gANÓ EL DUELO LOPETEGUI

La clave estuvo en el banquillo con un Julen Lopetegui, muy prolijo en su planteamiento inicial. Priorizando la posesión del balón frente al contraataque del equipo de Conte y su férreo e inquebrantable 3-5-2. Pese a que golpeó primero el equipo lombardo, los ‘hispalenses’ voltearon el juego con dos cabezazos de la sorpresa en el once inicial, Luuk de Jong, delantero neerlandés de 29 años que fue clave en balones aéreos.

Con su segundo gol al minuto 32, el Inter se vio maniatado y sin ideas hasta que llegó el empate con otro de gol de testa, aparecía de nuevo el incombustible Diego Godin para empatar la final en Alemania. Lamentable estadística para el uruguayo que marcaba su segundo gol en una final europea, pero igual que pasó con el Atlético en la final de 2014, su equipo terminó perdiendo el partido.

Sin embargo, ya en la segunda etapa, se vio mejor parado en la cancha a los andaluces hasta que Romelu Lukaku tuvo el tercer gol en el minuto 64, pero Bono, el portero marroquí le ganó el duelo y salvo a los dirigidos por Lopetegui.

El partido estuvo parejo hasta que el defensa Diego Carlos, pasó de villano a héroe, al realizar una chalaca que desvió el delantero belga para marcar un autogol al minuto 74. Mala suerte para el buen Romelu que puso a su equipo contra las cuerdas a falta de pocos minutos para terminar el match.

conte, complice de la derrota

El técnico italiano movió al final el banco, ingresaron Eriksen, Alexis Sánchez, y Antonio Candreva, faltando sólo 10 minutos para el final. Por tanto, los neroazzurri se fueron con todo al ataque y tuvieron dos oportunidades claras para empatar pero Moses y el atacante chileno, desperdiciaron sendos remates que salvó la defensa española.

Pese a los ataques del cuadro italiano, el Sevilla mostró su temple y experiencia en este tipo de partidos para endosarse su sexto título de Europa League, siendo el máximo ganador de la historia de esta competición y el rey del segundo torneo más importante de clubes en Europa.

Para los que seguimos la carrera de Conte desde que dirigió a la Juventus en la temporada (2011-12), sabemos que el exentrenador del Chelsea y la selección italiana, no ha logrado ningún rédito a nivel internacional. Su terquedad y poca flexibilidad en sus planteamientos tácticos, hacen muy previsibles a sus equipos.

Punto final, justo campeón el equipo español y fuerte castigo para el allenatore nacido en Lecce. Lo hermoso del fútbol es ver a un buen profesional como Jesús Navas, capitán del Sevilla alzar la copa después de 14 temporadas, luego de regresar al equipo que lo vio nacer futbolísticamente y con el que ha ganado tres títulos.