Con triplete de Neymar y ‘uno’ de Bascuñán, Brasil venció a Perú 2-4

En un partido donde el protagonista fue el árbitro chileno, Julio Bascuñán, Perú cayó derrotado en el Estadio Nacional, 2-4 ante Brasil, por un ‘horror’ arbitral.

El seleccionado peruano llegaba con un historial adverso frente a la ‘Canarinha‘, en 11 encuentros empató en cuatro ocasiones y perdió siete veces. No obstante, la ilusión era grande para romper dicha estadística, ya que la verdeamarela, nunca había ganado un encuentro, el día 13 de octubre.

Pese a ello, en la era Gareca, la `Blanquirroja’ ya había saboreado la victoria en dos oportunidades ante el Scracht. La primera fue en la Copa América Centenario en 2016 y el segundo triunfo, se dio en el amistoso del año pasado disputado en Los Ángeles.

Estadio Nacional de Lima. Fuente: Getty Images

Sin embargo, el Coloso de José Díaz, fue testigo de uno de los ‘robos más grandes’ en la historia de las Eliminatorias en contra de la selección peruana. El juez mapochino malogró un hermoso partido de fútbol, entre dos de las mejores selecciones con el balón en los pies y juego a ras de césped.

Primer tiempo

La primera parte estuvo muy pareja, Perú arrancó muy concentrado y con presencia en campo rival, gracias a esa agresividad de medio campo para adelante, Renato Tapia robó un balón para asistir a Farfán, el rebote fue cogido por la ‘Culebra’ que la empalmó de hermosa bolea, y venció al golero del Palmeiras, Weverton.

Recién empezaba el match y al minuto seis, los incas sorprendían al Campeón de América. André Carrillo marcaba su tercera diana en el certamen y se convertía en el goleador de las Clasificatorias. Tras unos minutos de estudio, el equipo de Tite, como un boxeador recién noqueado, salió con la sangre en el ojo y atacó con todo a la defensa contraria.

André Carrillo marcó el primer gol de hermoso derechazo. Fuente: Getty Images

El jugador que más sufrió el envión brasileño en todo el primer tiempo fue, Miguel Trauco. El extremo del Everton, Richarlison, le ganó la espalda en varias ocasiones. Pero fue por la otra banda donde sólo el réferi chileno vio el primer penal de la noche, tras un ‘supuesto’ agarrón de Yotún al ’10’ del conjunto carioca en el área chica.

Penal bien pateado es gol, ese viejo axioma nunca dejará de ser una regla dogmática en el fútbol. Neymar, marcó la pena máxima y empató el partido al 28′. Fue un gol histórico, ya que empataba al ‘Fenómeno’ Ronaldo en la tabla de máximos goleadores de la Verdeamarela, con 62 dianas.

Un arbitraje vergonzoso

La segunda etapa, comenzó como un déjà vu del primer tiempo, con presión alta, el cuadro del ‘Tigre’ se plantó en tres cuartos de cancha rival. En muchas oportunidades el partido tuvo grandes momentos de buen toque por parte de ambas escuadras.

Es así, que corría el minuto 59 y otro rebote fuera del área brasileña, fue aprovechado por Tapia, para rematar a la puerta de Weverton, un desvío del defensa Rodrigo Caio, hizo gritar a los más de 32 millones de peruanos en sus casas. Era el 2-1 que ilusionaba a todo el pueblo inca, muy tocado por la coyuntura producto del coronavirus.

Sin embargo, de nuevo los ‘rojo y blancos’ no pudieron mantener mucho tiempo su ventaja. Tras un córner, Roberto Firmino de partido muy discreto hasta ese momento, pivoteó un balón para que Richarlison a piaccere marque el empate. El VAR convalidó la anotación.

Hasta ese momento, el partido estaba para cualquiera, en una gran exhibición de fútbol para los amantes al buen toque: disfrutamos mucho esa etapa del encuentro. Hasta que llegó la hecatombe, cuando el árbitro Bascuñán, se ‘robó’ el show y marcó una falta inverosímil, sólo digna de un ciego, o un inepto.

Polémica jugada entre Zambrano y Neymar. Fuente: GettyImages

Transcurría el minuto 80, y el partido estaba parejo, pero se inclinaba más para Brasil que para Perú. En una jugada de contra tras un tiro de esquina en favor de los locales, un centro venenoso fue interceptado por Zambrano. El juez chileno de manera increíble pitó falta del ‘León’, cuando fue infracción de Neymar.

La indignación de los jugadores nacionales se reflejaba en sus rostros, y para el árbitro mapochino el VAR desapareció, ya que nunca pidió la asistencia del mismo. Terrible decisión que ‘Ney’ plasmó en el tercer gol del visitante.

Luego de este horror arbitral y ante tal muestra de parcialidad de Bascuñán hacia los visitantes, el partido se desvirtuó y estuvo lleno de faltas y tarjetas, dos de ellas rojas: una para Zambrano y la otra, para Caceda, que se encontraba en el banco de suplentes.

Gareca, tuvo algo de responsabilidad, ya que no buscó variantes a jugadores muy casados: Farfán, Carrillo y Trauco, estaba fulminados físicamente, producto del gran despliegue y ritmo del encuentro. Las variantes llegaron muy tarde, ya con el marcador en contra.

Ya el cuadro ‘Bicolor’ se mostraba entregado por la animadversión del juez en su contra. Ante ello, el ‘Scratch‘ aprovechó el bajón anímico y sentenció el enfrentamiento. Neymar, de partido regular, entró a los libros sagrados del fútbol, y se convirtió tras su hat-trick, en el segundo máximo anotador en la historia de los pentacampeones del mundo, con 64 goles, solo superado por O Rei Pelé, con 77 goles.