Burnley rompe el invicto de 68 partidos del Liverpool en Anfield Road

Los Reds suman cinco partidos consecutivos sin conocer el triunfo; por su parte los visitantes, con el gol de penal, rompieron una racha que duró tres años y nueve meses.

Por la jornada 18 de la Premier League, el Burnley dio el golpe en las apuestas tras vencer por 1 -0 al Liverpool en el mismo Anfield Road. El único tanto fue anotado por Ashley Barnes de tiro penal.

Como era de esperarse, quien tomo las acciones del partido y mayor posesión del balón durante los primeros 45 minutos, fueron los Reds. Por ello desde el primer minuto salieron con todo en busca de conseguir el triunfo, con pases en cortada y profundidad para atacar a la valla rival.

En una de esas se le presento algunas ocasiones de marcar a través de su tridente de ataque conformada por Shaquiri, Mane y Origi, quienes fueron capaces de generar peligro en área de Burnley. A su vez los visitantes también mostraban lo suyo donde solo aprovechaban los errores del equipo contrario y encontrar las contras para atacar.

Así fue durante los primeros 45 minutos con algunas ocasiones de marcar en ambas escuadras, sin embargo fallaron en el puntillazo final e hizo de esa manera que el tiempo siga su curso y se vayan al descanso con el marcador en blanco.

Para la parte complementaria las cosas fueron similarmente a lo ocurrido en la primera etapa, con la necesidad de los dirigidos por Jurgen Kloop de querer ganar el encuentro, por ello a través de pases en cortada, buscando los espacios para atacar es que crearon peligro en área visitante.

https://www.youtube.com/watch?v=Ws_coFARFYU

Sin embargo así sucedió durante todo el compromiso con los locales buscando al área rival y encontrar espacios para anotar, pero como hay un viejo axioma conocido en el fútbol: «goles que no haces, goles que te hacen», y en eso el Burnley con las limitadas chances que tuvo, aprovechó en encontrar un penal cerca al final del encuentro.

Así es el árbitro cobraría un tiro penalti a los 88 minutos de la parte complementaria, luego que el portero de los Reds derribara a un contrario en área propia. El ejecutor seria el delantero Ashley Barnes quien convertiría el penal por gol para alegría del equipo, y para tristeza de los dueños de casa, que se quedaron con las manos vacías ante un sorprendente Burnley, que, dicho sea de paso, rompió una racha de 68 partidos invictos del Pool como local. Sólo el Chelsea en liga posee el récord, con 86 encuentros sin perder en Stamford Bridge, y lo logró desde la temporada 2004 hasta el 2008.

En la próxima jornada Liverpool intentará recuperarse cuando visite al Tottenham, en el duelo de la fecha, mientras Burnley buscará su segundo triunfo cuando reciba al Aston Villa.

Redacción: Michael Monzón Carpio

Deja un comentario