Bragantino: el primer proyecto de Red Bull en llegar a una final continental

El novel equipo brasileño propiedad de la internacional bebida energética está a un partido de conseguir el mejor resultado para la franquicia.

Fue en el año 2005 que Red Bull inició su incursión en el fútbol en su país natal, Austria, con la compra del Austria Salzburg hasta el 2019 cuando la misma firma se fusionó con el Clube Atlético Bragantino y así nació el equipo de los dos toros en dicha ciudad paulista, que el último miércoles selló su histórica clasificación a la final de la Copa Sudamericana.

Aunque la historia futbolística de la empresa de bebidas energéticas en el país de la samba se remonta al año 2007 con la creación del Red Bull Brasil, este nunca tuvo el potencial de escalar divisiones, por lo que la compra del modesto club de Bragança Paulista fue clave.

Con el ascenso en la temporada 2019 a la Serie A brasileña, conocida también como Brasileirao, los ‘Toros’ acabaron en el décimo lugar, y como en esta liga de 20 equipos seis logran un cupo para la Sudamericana, el Bragantino logró ganar el suyo en su primer año en la elite.

Su participación ha sido más que buena. Con solo dos derrotas en fase de grupos, el cuadro paulista pasó cada ronda sin discusión, al superar a sus rivales de turno con autoridad. El primero fue Independiente del Valle, seguido de Rosario Central y ahora último ante Libertad. Un equipo valorizado en 69 millones que hizo valer su precio en resultados.

Espera en la final por el ganador de la llave entre Atlético Paranaense y Peñarol a favor de los rojinegros por 2 a 1. De ganar los de Paraná el fútbol sudamericano tendrá en las finales de sus dos torneos continentales a cuatro equipos brasileños.

Los otros ‘Toros’

Dentro de la franquicia el primero como ya se mencionó fue el Salzburg, equipo que rápido se adueñó de la Bundesliga austriaca y hoy es el tercero con más títulos (15, tres como Austria Salzburg), pero a nivel europeo le ha sido difícil estar a la altura de los grandes y ni siquiera ha podido superar la fase de grupos de la Champions League.

En la Europa League le ha ido mejor, al alcanzar las semifinales en la temporada 2017-18 que perdió por 3-2 en el global ante el Olympique Marseille. Actualmente sirve más como un equipo satélite del RB Leipzig.

La firma cruzó el charco y en el 2006 compra el MetroStars y lo renombra como New York Red Bulls, este cuadro donde llegó a jugar Thierry Henry tuvo su mejor resultado en la Champions de la CONCACAF al ser semifinalista en el 2018.

De regreso a Europa, Red Bull fijó su atención en un país vecino y eligió la futbolera ciudad de Leipzig, atrapada en divisiones inferiores por el contraste entre lo que fue el oeste y el este en Alemania, la empresa de Dietrich Mateschitz fundó una filial ahí en el 2009 y con un meteórico ascenso llegó a la 1.Bundesliga para el curso 2016-17.

El RasseBallsport, nombre que va de la mano de las siglas RB, en su primera campaña fue subcampeón al igual que la pasada. Además dos veces lo fue de la DFB-Pokal y a nivel europeo llegó a las semifinales de la Champions en la 2019-20 en la que perdió por 3-0 ante el Paris Saint Germain.

Aunque pocos lo esperaban, el ‘hermano menor’ está a un partido de la gesta más importante de la firma en 16 años de inversiones. El próximo 20 de noviembre en el Centenario de Montevideo sabremos si lo concreta.