El Mainz dinamita la Bundesliga y le birla el título al Borussia Dortmund

Tragedia en Dortmund. El BVB dilapidó en casa su gran oportunidad de romper con la dictadura del Bayern y perdió el título por el promedio de goles y el efecto Musiala.
Bruno Salas Laos

Bruno Salas Laos

Jornada histórica se vivió en el Signal Iduna Park, en simultaneo con Colonia. La Undécima estaba en juego para el Bayern y los ‘borussens‘, tenían la gran oportunidad de quebrar con el decenio de sus archirrivales en tiempos modernos. El fútbol fue cruel y rompió con la lógica tras el dramático empate del BVB con el Mainz (2-2).

La tarde empezó con malos augurios en cancha del Borussia a los 15′ con un cabezazo de Hanche-Olsen a la salida de un córner. Las esperanzas de la sufrida hinchada local volvió al cuerpo con un tonto penal sobre Rapha Gerreiro. De manera increíble, Malen y Brandt rehuyeron a tan magna responsabilidad, cuando las papas quemaban. Haller tomó el balón y falló.

El silenció sepulcral se tornó en pesadilla cuando Karim Onisiwo, otra vez de testa, ponía el (0-2). Los de Terzic eran un manojo de nervios, frente a su gente dejaban el título en manos del sátrapa de Alemania. El Mainz venía de cuatro partidos seguidos perdiendo en la Bundesliga y 13 goles en contra en esa racha.

Tras el descanso, casi pone el tercero el verdugo austriaco mandando su remate al palo. Pero en la última media hora vino la reacción ‘negriamarilla‘ con un derechazo de Guerreiro. Una hermosa pared con Reyna destruyó la granítica defensa rival y con suspenso rompió la resistencia de Dahmen. Los tardíos ingresos de Moukoko y Gio Reyna le cambiaron la cara al BVB.

Los dirigidos por Terzic acosaron por todo lado al Mainz, más con ganas e ímpetu que con fútbol. El apoyo incondicional al unísono Echte Liebe (amor verdadero) de la incondicional Gelbe Wand” -Tribuna Sur-  llegó al frenesí al minuto 80. Un gol de Ljubicic a favor de Köln a falta de diez minutos devolvía al Borussia Dortmund la Ensaladera contra todo pronóstico.

El desconsuelo de Raphael Guerreiro en su despedida del club. Fuente: Getty

El efecto Musiala

Por eso amamos este deporte, puede ser hermoso, pero a la vez cruel. Un gol de Musiala a 73 kilómetros de Dortmund decidió el destino de la Bundesliga y la tragedia de los ‘Die Schwarzgelben‘ al último minuto. El Signal Iduna Park era un cementerio, cuando nueve minutos antes celebraban su sexta liga. Un rayito de esperanza vino en el 96′ con el 2-2 de Süle. El robusto central se mandó una jugada de crack y la mandó a guardar.

Pero ya era muy tarde y la Undécima Meisterschale consecutiva ya estaba en manos de los bávaros, máximo ganadores alemanes con 32 entorchados. Muy lejos quedaron el Dortmund y Gladbach con sólo cinco trofeos de Bundesliga. Las ‘Abejas’ fallaron ante una oportunidad histórica con todo a su favor, algo que quedará en los libros más negros de la historia del club. Eso sí, un aplauso para la espectacular afición del Dortmund, de las mejores y fieles del mundo. No pararon de alentar ante la adversidad y el llanto de sus futbolistas.